lunes, 5 de noviembre de 2012

Sobran ‘Magics’, faltan ‘Thunders’


foton


Dediquemos un momento a hablar de los Magic, que durante la temporada de la NBA 2012-2013 tratarán de recuperarse tras la marcha de Dwight Howa [sonido de una aguja cuando se quita de un disco]. 

Los Magic de Orlando tienen la misma importancia en la NBA de este año que la letra E en la palabra Urquinaona. A menos que se presenten cargos por posesión de armas contra el nuevo entrenador, Jacque Vaughn, o que se produzca un ataque zombi contra el Amway Center, los Magic no quedarán grabados en el inconsciente colectivo en lo relacionado con la NBA de este año.

 Los Magic no son los únicos: este año, la mayoría de los equipos de la NBA ni tienen una oportunidad de competir, ni tienen un argumento fascinante en su no competición.

Este año, la mayoría de los equipos de la NBA ni tienen una oportunidad de competir, ni tienen un argumento fascinante en su no competición
Mucha gente sostiene que la NBA está ahora más fuerte que en toda una generación. Tiene estrellas en sus ciudades más importantes, se considera una liga profesional “de moda” y sus mejores jugadas son el tema principal en cualquier programa deportivo que se precie. Pero tras toda esta bonanza se oculta una serpiente.

El comisario, David Stern, lo reconocía en 2011: quizá la principal cuestión que había detrás del conflicto laboral más reciente de la NBA era la esperanza de Stern de devolver un equilibrio competitivo a la liga. Stern entiende que cuando las bases de aficionados no se sienten involucradas en una temporada determinada (porque sus equipos no tienen una verdadera oportunidad de participar), es probable que esas bases de aficionados abandonen a sus equipos y la liga sufra.

No soy un defensor de las apuestas en los deportes, no porque sea una persona de elevados principios morales, sino porque apostar en los deportes es un pasatiempo que en el abanico de la prudencia rivaliza con la construcción de casas de paja partiendo de la base de que son a prueba de lobos.

 Pero un vistazo ocasional a las apuestas en Las Vegas puede ser de lo más revelador, porque los corredores de apuestas, posiblemente La Peor Gente del Mundo, son buenos en su trabajo (que es la razón por la cual es estúpido apostar en los deportes).

Las Vegas cree que tres equipos tienen la posibilidad de ser el primero. Y lo cree sin lugar a dudas, muy malo para el futuro de la NBA

Este año, la mayoría de las apuestas deportivas dan como favoritos para ganar el título a los Heat, con posturas que oscilan entre 7 a 4 y 10 a 4. Los Lakers son los siguientes, y después los Thunder. Y luego hay una enorme distancia hasta que uno llega a los otros 27 equipos. Las Vegas cree que tres equipos tienen la posibilidad de ser el primero. Y lo cree sin lugar a dudas, muy malo para el futuro de la NBA.

Es posible que el acuerdo de negociación colectiva más reciente tenga finalmente el efecto deseado, que es que la NBA encuentre el equilibrio competitivo que necesita para que todos sus aficionados se sientan involucrados en el resultado de la temporada. Pero hasta el momento, parece que el acuerdo del año pasado entre la NBA y sus jugadores ha aumentado el problema de la competitividad.

 Y si la NBA no puede encontrar la manera de que la mayoría de sus equipos sientan que tienen una posibilidad de ganar el campeonato, si la NBA no puede conseguir que haya menos equipos como los Magic y que haya más como los Thunder, esa serpiente agazapada podría envenenar toda la liga. O, al menos, hacer que la liga sea mucho menos rentable de lo que lo es ahora.


No hay comentarios:

Publicar un comentario